Protección auditiva al ruido

Los equipos de protección auditiva son todos aquellos dispositivos que sirven para reducir el nivel de ruido o presión acústica al sistema auditivo del usuario. Su finalidad principal es la de no producir daños a un sistema muy sensible que, sin las correctas medidas, puede llegar a ser irreversible. Básicamente existen dos tipos de protección auditiva: los tapones o tapones con arco y los auriculares o orejeras. Se diferencian formalmente como protección interna (tapones) o protección externa (auriculares).

La Normativa actual  sobre protección auditiva obliga a poner a disposición del trabajador equipos auditivos siempre que se sufran niveles de ruido equivalentes a una exposición de 8h superiores a 80 dB o con máximos puntuales superiores a 135 dB. Cuando los niveles de ruido sean superiores a 85 dB (tan solo un segundo) o valores pico superiores a 137 dB, su uso será también obligatorio.

Comments are closed.